El término pegging es un acto sexual que consiste en que las mujeres tomen las riendas del sexo y sean ellas quienes penetren al hombre.

Con un arnés con consolador o simplemente con los dedos, las mujeres podrán cambiar el rol tradicional para ahora ser quienes le practiquen el sexo anal a sus parejas.

Cada vez son más los estudios que concluyen que los orgasmos masculinos producidos a través del pegging son más intensos que los que sienten cuando mantienen relaciones sexuales vaginales.

¿Cómo practicar el pegging por primera vez?

Para practicarlo, es necesario que tengas una comunicación fluida con tu pareja, ya que no a todos los hombres heterosexuales les agrada la idea de ser sometidos y penetrados. Para ello, es importante el consentimiento entre ambas partes.

Para la primera vez es recomendable elegir un juguete sexual delgado y curvado que ayude con mayor facilidad a alcanzar la próstata. Puede ser un dildo, vibrador, un arnés sexual, tus dedos u otro objeto perfectamente lavado y lubricado.

La lubricación es esencial

En el caso de que el juguete erótico sea de silicona es mejor usar un lubricante de base acuosa, puesto que el ano no tiene lubricación propia y es muy absorbente. Lo recomendable es que quien penetre vaya despacio y con tranquilidad.

Ante todo relajación

Las mujeres pueden ayudar a su pareja a relajarse a través de las palabras, caricias o los besos; mientras que ellos deben aprender a respirar, al tanto que son penetrados o estimulados.